Una empresa que crea contenido online de calidad es una empresa que triunfa, pero.. ¿qué pasa cuando creamos documentos, vídeos o cualquier otro tipo de material pensado en distribuirse previo pago, bajo demanda o de manera restringida?, ¿cómo proteger tus contenidos?

En una era cibernética como la nuestra, la protección de archivos debe estar a la orden del día, de manera que estos se distribuyan a voluntad de su creador o distribuidor oficial y se encuentren siempre a salvo de las miradas indiscretas, pero ¿cómo lo conseguimos?

Descubre algunos métodos de protección de contenido almacenado en la nube.

DRM

Los DMR o gestores de derechos digitales son sistemas de encriptación utilizados para cifrar un contenido, de manera que el autor va a ser quien controle el uso que se le da al contenido en cuestión.

Se trata de lo que comúnmente se conoce como sistema antipiratería, y, aunque es en la actualidad cuando este concepto está ganando fuerza gracias a los ebooks, lo cierto es que ya lo podíamos ver desde los 90. Sí, el DRM era el motivo por el cual no se podían crear copias de una película en un ordenador, por ejemplo.

Esta codificación permite seleccionar el tipo de uso que el usuario pretende darle al contenido. Algunos permiten solamente leerlo, otros te dan la posibilidad de descargarlo e incluso imprimirlo, etc. Cada empresa crea sus códigos en función de la manera que quiere explotar su contenido, permitiendo al usuario realizar una o varias acciones.

Sea como sea, el DRM pretende proteger los derechos de autor y controlar la difusión ilegal del contenido protegido.

Tokens

El token es una clave que permite acceder a un proceso de autenticación por parte del usuario. La red de distribución de contenidos se encarga de validar la clave y permite que el usuario consiga el producto.

Geobloking

Al igual que los tokens, el geoforcing es una manera de restringir el acceso al contenido, en este caso limitándolo por zonas geográficas.

Verificación de reproductor

Se trata de un mecanismo que garantiza que tanto el reproductor como el módulo AUTH son originales, evitando que se reproduzca contenido inadecuado, que nuestro contenido pueda ser duplicado o que estemos seguros contra ataques profundos, por poner algunos ejemplos.

Codificación de medios

Es la manera de impedir que los piratas de la red puedan leer el código de nuestro contenido ni, por supuesto, ripearlo. Se puede codificar el contenido por capas, permitiendo que se realicen o no cada una de las opciones posibles.

Estos son algunos de los muchos métodos con los que puedes proteger tu contenido. Lo ideal es que elijas aquel o aquellos que más te beneficien dependiendo de tu material y tus necesidades. Por supuesto, para una protección más básica, te recomendamos el cifrado HLS (un protocolo de transmisión adaptativa entre dispositivos Apple), el RTMPE (transmisiones seguras entre Flash y el servidor de nuestra elección) y la verificación SWF, que controla los archivos que se conectan a tu contenido visualizado en streaming.