La retransmisión en streaming es un recurso que, desde el 2009, se ha popularizado hasta el punto de convertirse en uno de los medios más utilizados para consumir contenido.

Sabiendo esto, tanto particulares como empresas han querido aprovechar los beneficios que la emisión en flujo ofrece, empezando a crear contenido para distribuirlo vía streaming. Con ello, las empresas de distribución de streaming han proliferado, ofreciendo servicios muy completos, como así lo han hecho los portales de emisión.

El siguiente paso es emitir en streaming desde nuestro sitio web, pero… ¿realmente puedo retransmtir desde mi propia web?

La respuesta, por supuesto, es afirmativa. Podemos retransmitir en nuestra propia página web, convirtiéndola en un portal de emisión personalizado. Te mostramos los motivos por los que te puede interesar incluir el streaming en tu sitio web y cómo hacerlo.

Motivos para retransmitir desde mi sitio web

Cada cual puede tener sus motivos para decidir que la retransmisión desde una web propia es más interesante que hacerlo en portales ajenos. Algunos son:

• La confianza del empresario al estar haciendo uso de un portal web que conoce y modifica a voluntad.
• La confianza que se ofrece a los espectadores, que no tienen que acudir a sitios webs desconocidos para visualizar el contenido que la empresa ofrece.
• La imagen positiva que se crea de la empresa, preocupada en por incluir en su sitio web el máximo contenido posible para satisfacer a los usuarios.
• La posibilidad de añadir contenido a la página web sin tener que hacer copias, volver a subir, etc.
• El ahorro económico que supone prescindir de algunos elementos de la retransmisión.

¿Cómo retransmitir desde mi propia web?

Lo primero que debes hacer es crear el contenido que desear retransmitir. Tienes dos opciones:

• Grabar el contenido utilizando cámaras de vídeo y otros elementos de rodaje, editarlo y obtener una copia con la que trabajar en tu orenador. En este caso, el contenido sólo se puede mostrar bajo demanda.
• Conectar los dispositivos de grabación a tu ordenador y comenzar a grabar desde él. Para ello, será necesario que este cuente con una buena velocidad de procesamiento así como unas gráficos aceptables.

El equipo que capture y codifique el material grabado debe disponer de un software de transmisión. Hay muchísimos en el mercado y cada uno posee unas características particulares.

Utiliza el software para convertir la señal, de manera que se posibilite su envío (encoding).

Vas a necesitar de otro dispositivo que actúe como servidor desde el que se retransmitirá el material a través de la red.

En este punto debes elegir una opción de red que posibilite la visualización del contenido a los espectadores. En función de la demanda deberás disponer de una conexión más o menos dedicada, aunque ya podemos avisarte de que este sistema consume mucho ancho de banda, motivo por el cual se suele recurrir a proveedores de streaming.

Así mismo, deberás configurar por completo tu emisión, siempre en función de tus posibilidades, tus objetivos y de las necesidades de los usuarios.

Por supuesto, es indispensable que utilices tu página como canal de distribución del contenido, de manera que este se visualice en tu sitio web sin necesidad de recurrir a portales externos.

De esta manera te habrás montado tu propio servidor y distribuidor de contenido y tendrás control total sobre la emisiones en tu página web.