¿Alguna vez has escuchado hablar de los servicios OTT?, ¿tienes idea de lo que ofrecen?, ¿qué ­significan estas siglas?, ¿cómo se relacionan con el streaming y con Shooowit?, ¿por qué han tenido tanto éxito?

¿Qué son los servicios OTT?

Definir los servicios OTT puede resultar difícil pues se trata de un concepto bastante ambiguo.

Los servicios Over The Top u OTT son aquellos encargados de distribuir el contenido a través de internet para que los usuarios puedan acceder a este con facilidad.

Aunque sus siglas no son para nada específicas, sino que pueden incluirse en esta definición cantidad de interpretaciones completamente generalizadas, lo cierto es que el conceto Over The Top se está utilizando para referirnos a la oferta de material audiovisual, sin embargo, se trata de una plataforma capaz de ofrecer todo tipo de contenido bajo demanda.

Otra de sus características es que este material se pueda disfrutar desde distintos dispositivos, siempre que estos estén conectados a internet. Algunos son ordenadores, Smart Tvs, tablets, consolas e incluso smartphones.

Las plataformas de servicios OTT no precisan de infraestructuras ni licencias en cuanto a la retransmisión (aunque sí deben tener derechos sobre el contenido que difunden), por lo que su actuación es relativamente sencilla y altamente rentable.

¿Por qué se han convertido en todo un boom los servicios OTT?

Conociendo qué son los servicios OTT ya parece algo más fácil entender por qué han supuesto todo un antes y un después en la historia de los medios de comunicación.

El usuario tiene acceso a interesante contenido audiovisual de manera cómoda, sencilla, funcional y más o menos personalizada. Puede disfrutar de material audiovisual muy similar al que emiten en televisión, sin embargo, puede obviar anuncios e incluso elegir la programación a su antojo, pasando olímpicamente de lo que las cadenas desean que se visualice.

¿Qué otro motivo ha podido favorecer el boom de los servicios OTT? El económico, por supuesto. Y es que, aunque el acceso a muchos contenidos es de pago, también encontramos multitud de plataformas OTT gratuitas, que obtienen su beneficio de la publicidad que incrustan.

Además, aunque no disfrutemos de contenido gratuito, su precio es muy inferior al que demandan, por ejemplo, las compañías telefónicas que ofrecen tv. Y, aunque paguemos, lo hacemos por el contenido que deseamos, no el que nos imponen, aunque también hay que decir que tanto la televisión de a pie como los canales privados cada vez están ofreciendo más funcionalidades que permiten al espectador definir su propia experiencia, sin embargo parece que esto no es suficiente.

Otro motivo por el cual los servicios OTT son ya un auténtico bombazo es el hecho de disponer de gran variedad de contenido, no sólo el que emiten en televisión sino también películas de cine -un tipo de ocio que ya no está al alcance de todos- e incluso contenido no emitido en nuestro país.

Todo esto, debemos decorarlo, por si fuese poco, con el uso tan extendido de internet que existe en la actualidad. Prácticamente todo el mundo lo consume en mayor o menor medida, sobre todo, ahora que podemos acceder a él desde dispositivos móviles.

Es mucho más cómodo coger cualquiera de estos aparatos, ya sea un sobremesa, un portátil, una tableta, una consola o un smartphone, y disfrutar de todo aquello que nos apetece desde un único lugar.