Ya hemos comentado en multitud de ocasiones lo beneficioso que puede resultar comunicarnos con nuestros clientes ofrciéndoles vídeos de calidad.

El vídeo es un recurso audiovisual muy potente capaz de crear multitud de sensaciones en un breve lapso de tiempo. Con él, somos capaces de hacer que nuestros espectadores consuman más de nuestro contenido y de convencerlos para que adquieran nuestros productos y contraten nuetros servicios.

Pero, dejando de lado la venta pura, a día de hoy, el vídeo y el emitir contenido audiovisual a través de streaming sirve a las empresas para ofrecer un producto, gratuito o de pago, distinto al que acostumbran, aumentando su presencia en el mercado, mejorando su imagen y ofreciendo contenido de ocio y entreteniemiento, e incluso formativo, a sus clientes y espectadores.

Visto así, es lógico pensar que si vamos a emitir vídeos, lo hagamos ofreciendo contenido de calidad, específicamente creado para satisfacer la demanda del espectador. Por ello, en esta ocasión queremos mostrar 5 puntos importantes a tener en cuenta al crear tus vídeos.

Elige el tipo de vídeo que deseas crear

Existen multitud de formatos de vídeo que puedes crear y ofrecer y, por supuesto, no todos tienen la misma utilidad ni ofrecen los mismos resultados.

El formato que elijas debe ofrecer de la manera más precisa y eficaz el contenido que pretendes mostrar.

De esta manera, puedes optar por talleres y DIY para enseñar cómo se utiliza un producto, entrevistas, ponencias y todo tipo de charlas para hablar de un tema específico, animaciones para tratar de manera amena aspectos que crees que tus clientes deben conocer (o para dirigirnos a un sector algo más joven), un anuncio promocionando directamente un producto o servicio o un simple vídeo formativo en el que muestres la teoría que es necesario que el usuario conozca.

Descubre qué quiere tu público objetivo

Del mismo modo, también es importante saber qué desea consumir tu clientela y de qué manera prefiere hacerlo.

La primera manera en la que nos mostremos a una persona suele ser determinante para que nos deseche o acepte. Por ello, es determinante encontrar una manera atractiva de abrirnos paso entre la competencia hasta llegar al corazón de nuestros futuros clientes.

Para ello, haz estudios de mercado, vigila cómo reacciona tu sector ante las novedades de la competencia y, por supuesto, pregunta y escucha lo que los espectadores tienen que decirte.

Planificación, planificación, planificación

Utiliza un storyboard para planificar la creación de tu vídeo. De esta manera podrás, de un vistazo rápido, recordar todas las ideas que tienes en mente, ordenar y secuenciar imágenes y escenas y, en definitiva, la manera de distribuir la información.

También puedes decidir sobre aspectos sobre el tipo de grabación, los efectos, los ángulos, etc.

La duración es determinante

Por supuesto que cada tipo de vídeo necesita de una duración propia, dependiendo siempre del contenido a exponer.

Sin embargo, los vídeos promocionales y, en definitiva, de empresa, es mejor que sean lo más cortos posible para mantener la atención del espectador, que suele desvanecerse tras el primer minuto si no existe contenido realmente impactante que lo mantenga alerta.

Calidad en todos los aspectos

Si quieres crear un vídeo profesional lo mejor es recurrir a profesionales de la producción de audiovisuales. Si bien, es importante que sepas que realizar una grabación corta no tiene por qué ser caro.

Siempre dependiendo del contenido a grabar, un par de micros, algunos puntos de luz y una cámara de categoría ligeramente superior a la media del mercado son suficientes. Por supuesto, cuanto más complejas sean nuestras escenas más recursos necesitaremos, pero, para empezar, con esto puede ser suficiente.

También hay que tener en cuenta la edición, que es fundamental a la hora de realizar cualquier vídeo que forme parte de una campaña de marketing, pues la postproducción permite incluir efectos capazces de hacer reaccionar al espectador.

Si tienes en cuenta estos 5 puntos para crear vídeos ya tienes una gran parte del trabajo hecha. No des de lado estos consejos profesionales, te vendran muy bien cuando crees contenido audiovisual.