El consumo de audiovisuales y el aumento del uso de la redes sociales hacen que la producción de vídeo en nuestro país crezca cada día más y más hasta llegar a duplicar su producción respecto a 2014

En 2015 tanto la música como el vídeo disfrutados a través de Streaming han tenido una tasa de crecimiento que fue desde el 83% hasta el 102%, duplicándose su consumo a través de internet desde final de 2014 hasta principio de 2016.

Con estas cifras, no es extraño pensar que la producción también esté aumentando en la misma manera, de manera que se puedan satisfacer todas las demandas, que son muy diversas según sexo, edad, profesión y otras características de los usuarios.

Para ello, en 2014 el conjunto de empresas del sector generaron un contenido que supuso unas ganancias de 8060 millones de euros, un 14% más que el año anterior, creciendo por primera vez en 4 años. Además, esta cantidad sólo representa el contenido audiovisual digital, que en 2014 era de 57,3%. El resto, un 42,7% hace referencia al formato tradicional, es decir, a la producción de vídeo para televisión y email.

Con todo esto, el número de empresas dedicadas a la creación de este contenido aumenta exponencialmente. Además, no debemos olvidar el elevado número de empresas no relacionadas con el sector que también crea contenido audiovisual como un recurso más en sus estrategias de marketing, con el objetivo de formar, informar y entretener a sus clientes.

Teniendo en cuenta estas últimas, podemos afirmar con rotundidad que la producción de vídeo se convierte en una actividad puntera en la actualidad, dando empleo a más de 43000 personas en empresas del sector.

Y es que, dentro del sector de los contenidos digitales, las actividades audiovisuales, el cine y la publicidad online suponen un destacable 86,2% de la facturación total. Los ingresos por actividades en el sector aumentan, en general un 4,3% en 2015. El cine hace lo propio en un 28,6%.

Pero, si tenemos que destacar una actividad audiovisual en nuestro país es la postproducción, que consiguió la mayor facturación del sector.

Todo el sector es noticia pues cualquiera de las actividades relacionadas han crecido notablemente en nuestro país: publicidad digital, producción cinematográfica, la televisión por IP (que superó los ingresos de la tele por cable), etc.

En 2016 el crecimiento continúa volviendo a doblar la tasa de crecimiento, llegando al 120% en comparación con 2014.

La tendencia se mantiene y, confirmando uno de los objetivos fijados por la Agencia Digital, se prevé que este crecimiento se mantenga hasta llegar al punto de que, en 2019, el vídeo suponga un 80% del tráfico por internet en nuestro país.

Como curiosidad, y apoyando aún más esta información, destacar que nuestro país cuenta con un enorme número de early adopters, los primeros compradores de dispositivos y productos o contratantes de servicios nuevos en el mercado), elementos que, sin duda, favorecen este alto consumo -y por tanto, producción- de audiovisuales.