A día de hoy, un vídeo sirve para mucho más que para entretener, como sucedía hace tiempo.

De entre las muchas funciones que tiene el vídeo en la actualidad, una de ellas es conseguir datos fiables sobre su consumo, pero… ¿qué obtenemos de las analíticas de nuestras emisiones?, ¿qué podemos conocer y aprender gracias a los resultados que nos ofrece nuestro proveedor de streaming?

Sobre el contenido

En función de los datos que vayamos obteniendo sobre la emisión podemos modificar esta (si es en tiempo real) para intentar amoldarnos a lo que el público desea.

Por ello, es importantísimo contatar con un proveedor de streaming que pueda darnos estos datos en directo y, además, tener pensadas posibles estrategias para virar nuestra emisión de acuerdo a las necesidades que presentan los espectadores.

Del mismo modo, será interesante conocer los picos de máxima audiencia, que nos van a indicar qué contenido ha sido el más exitoso, así como saber también qué material no ha gustado y debemos suprimir, cambiar o mejorar.

Sobre la emisión

Va a ser muy importante saber cómo ha interactuado el público con la publicidad que hayas incrustado, conociendo qué anuncios llaman su atención para incrustarlos en próximas emisiones así como para saber qué podemos ofertarles.

Conocerás también desde qué dispositivos se accede a tus vídeos, qué sistemas operativos se utilizan y desde que otros sitios han llegado los espectadores a tu evento, enfocando, de esta manera, la creación de contenido futuro.

Podemos también conocer si el formato de vídeo utilizado funciona bien y compararlo con otros utilizados previamente para ver si el usuario reacciona mejor ante la novedad. Seleccionando el formato adecuado conseguimos que el espectador se sienta a gusto visualmente, se entretenga y desee permanecer en el sitio, consumiendo nuestro contenido.

Sobre los espectadores

Tu proveedor de streaming te va a mostrar cuál es la ubicación de los espectadores de tu evento, sus rangos de edad, la proporción de hombres y mujeres y mucha más información que determinará si estás enfocando tu contenido hacia el público adecuado y si deberías replantearte el sector de población al que dirigirte, pues igual descubres que tus productos tienen más salida en un sector diferente al que esperabas.

Por supuesto, debes conocer cuántos visitantes has tenido, el tiempo medio que han permanecido en la página, cuántas personas se han desconectado después de ofrecer la información más importante, quiénes han utilizado los sistemas de interacción…

Sobre nuestros objetivos y espectativas

Conociendo todo lo anterior no es difícil saber si hemos conseguido alcanzar las espectativas que habíamos puesto en una emisión de un evento o en la simple incrustación de un vídeo en diferentes sitios web.

Haciendo un balance de las estadísticas podemos determinar si realmente se han cumplido nuestros objetivos, pues, aunque ciertos aspectos hayan quedado cubiertos, si cojeamos de otros, no habremos alcanzado nuestras metas.

En este caso sólo tenemos dos opciones, proponernos objetivos más modestos o cambiar el contenido que ofrecemos, así como la manera de emitirlo, para satisfacer la demanda por parte del público así como la de la empresa.

Como ves, las analíticas de nuestras emisiones nos ofrecen información tremendamente interesante acerca de la actividad de los usuarios, de su demanda y su grado de satisfacción, de manera que podemos adivinar cómo mejorar nuestro contenido y satisfacer a nuestros clientes.