Aunque en la actualidad ver un vídeo nos parece una cosa completamente normalizada, lo cierto es que este formato se ha utilizado de distintas maneras a lo largo de los años para adaptarse a las estrategias de marketing del momento.

Te contamos cuál ha sido la evolución del uso de los vídeos en la estrategia comercial.

Anuncios en televisión

El primer anuncio televisivo de la historia

El primer anuncio publicitario que se vio en la historia de la televisión fue retransmitido en mitad de un partido de béisbol en el año 1941.

El hecho de elegir ese preciso momento ya denota una intencionalidad comercial por parte de Bulova, la marca que realizó el spot.

Fue un anuncio muy rudimentario, que nada tiene que ver con los que conocemos en la actualidad, pues simplemente se utilizaba la voz en off, al igual que se hacía en los anuncios de radio, sin tener mucha idea de qué incluir como imagen, aspecto nada explotado.

Conforme pasan los años se van creando más vídeos publicitarios que se retransmiten en televisión, mejorando el concepto de audiovisual y dándole una mejor salida a la imagen, que en principio era estática o semiestática y que con el paso de los años pasó a ser dinámica.

Aún así, el producto era básico, con un mensaje confuso o demasiado penetrante. No se daban las sutilezas, los dobles sentidos, la insinuación ni ninguna de las formas de crear publicidad en la actualidad.

MTV

En 1981 aparece MTV y, con la cadena, también lo hacen los videoclips, que no son ni más ni menos que el recurso audiovisual para vender una canción e incluso el cantante o grupo que la trabaja.

El mejor anuncio de la historia

En 1984, y también en el descanso de la SuperBolw, se emite el que hasta la fecha es considerado el mejor anuncio de la historia, que sólo se mostró una vez en televisión.

Se trata del primer anuncio de Apple, una recreación del contexto de distopía de Ownell.

Cabe destacar que es con Apple con quien empiezan las campañas publicitarias y son quienes empiezan a distribuir abiertamente, y a modo de promoción, vídeos corporativos. Durante los 80 se da un momento de esplendor y creatividad e, imitando a la gran manzana, empiezan a proliferar este tipo de vídeos, emitiéndose en televisión.

La primera viralización de un vídeo

La primera viralización de un vídeo no se dio con un email en un contexto de mailmarketing, ni con el famoso Messenger, ni siquiera con YouTube. Los culpables de este fenómeno que en la actualidad es tan normal fueron los creadores de South Park, quienes, por petición del directivo de la Fox, crearon un corto que más tarde este distribuyó en VHS a sus amigos como un regalo navideño; la viralización se produjo mano a mano.

El cambio llega con YouTube

La creación de YouTube supuso una reducción de costes, permitiendo crear contenido audiovisual promocional con una inversión mucho menor.

Sin embargo, puesto que YouTube aún no es conocido, sólo unos pocos, como Nike, tienen éxito al arriesgarse a lanzar una campaña en internet, aprovechando el tirón mediático de una superestrella del deporte.

Aún así, otras marcas que quisieron imitarla no lo consiguieron pues la plataforma, como hemos dicho, aún no era conocida y el trabajo de marketing debía ser perfecto para poder expandirse.

Populización de internet: email marketing

Conforme internet se fue popularizando y llegando a más y más oficinas y hogares, las campañas de marketing empezaron a incluir el vídeo como otro recurso más como podría ser una carta o un folleto.

Los anuncios son muy directos y pasan por mostrar el producto que se desea vender o el servicio que se ofrece para contratar, a menudo sin contar con actores, ofertándose el propio profesional en planos básicos y con producciones de dudosa calidad.

Obviamente, con el paso de los años, los vídeos como recurso de estrategia empresarial fueron mejorando poco a poco. El concepto de marketing cambia, como también lo hacen las estrategias.

Comienza a darse el fenómeno conocido como email marketing, que consiste en el uso de los emails para publicitarse. Primero se dio en formato texto y poco a poco se fue perfeccionando la técnica hasta incluir vídeos, sobre todo corporativos, para presentar una empresa.

El videomarketing en la actualidad: redes sociales y streaming

A día de hoy, aunque la televisión sigue emitiendo cantidad de anuncios, el éxito de la promoción de marcas radica en la difusión de contenido fresco, ameno e impactante a través del uso de internet.

Se lleva lo clásico, pero también lo moderno y rompedor. Todos los formatos son aceptados porque los usuarios son grandes consumidores de vídeos que, por otro lado, al retransmitirse en internet, son baratos, livianos y diferentes al clásico formato televisivo.

El uso creciente de las redes sociales (espacios para comunicarse con amigos) hace que las campañas publicitarias se expandan y que prácticamente todas las marcas tengan su propia red social en la que también se promocionan, incluyendo vídeos que a menudo incluyen la combinación perfecta de elementos para convertirse en virales.

El streaming, por su parte, no hace más que ofrecer al espectador una mayor comodidad a la hora de consumir los vídeos, lo que hace que se vuelva un recurso muy atractivo tanto para el que lo consume como para quien lo utiliza para promocionarse.

El importante darse cuenta de cómo ha sido esta evolución del vídeo en las estrategias de marketing, pasando de un simple anuncio de radio mejorado o un corporativo emitido una vez en la vida, hasta llegar a ser un contenido muy atractivo que se consume con comodidad cómo y cuándo queremos, pasando por un recurso llegado a calificarse como spam por el uso desmesurado que se dio del email como base para la retransmisión de vídeos promocionales y corporativos.