El 28 de octubre de 1956 desde el paseo de la Habana en Madrid realizaba TVE su primera emisión. Por aquel entonces en España solo había 600 televisores y la cobertura era de un radio de 50 km.

Durante los siguientes 35 años solo tuvimos 2 canales donde elegir y casi llegamos a tener un televisor por hogar.

Hace tan solo 26 años, el 25 de enero de 1990 hacia su primera emisión Antena3, ampliando así la oferta televisiva hasta llegar a nuestros días.

 

Hoy tenemos tantos televisores como habitaciones o estancias tenga nuestro hogar y sin embargo no es necesario tener ninguno para ver la televisión. Gracias a la banda ancha “ver la tele” puede hacerse en cualquier lugar, a cualquier hora y en cualquier dispositivo. El contenido de video para TV ya no se limita al televisor.  Podemos hacerlo desde un Smartphone, Tablet, Ordenador, etc y podemos interactuar con ellos.

Consumimos más contenido audiovisual que nunca y la oferta televisiva es tanta que abruma, el futuro de la televisión pasa por el streaming.

 

Sin embargo seguimos sentándonos en el sofá para “ver la tele” solo que ahora lo hacemos en modo multipantalla, para interactuar con los contenidos o simplemente para estar conectados. Esto quiere decir que seguimos prefiriendo ver la televisión en nuestro contexto. Solo que la televisión ahora es por streaming, en directo o bajo demanda.

 

Desde hace un tiempo estamos viendo como los horarios son cada vez más difusos, consiguiendo así que devoremos contenido en la nube. El espectador ve lo que quiere, cuando quiere y como quiere. Esto abre un mundo maravilloso de posibilidades ya que podemos crear contenido especifico para nuestro target sin las limitaciones del horario infantil, por ejemplo. Podemos mantener a nuestra audiencia enganchada tanto tiempo como tengan y ese tiempo será de calidad, por que ellos han elegido verlo y todo ello es gracias a la TV por internet.

 

Este cambio de Tv tradicional a TV por internet o web TV está teniendo un profundo impacto en la distribución, la publicidad y el del marketing. Anunciantes y medios están buscando la mejor forma de insertar publicidad en estos nuevos servicios. Cosa que a priori no es nada fácil por que ya no vale con un anuncio genérico para todas las emisoras y para todos los públicos.

Aquí entra un nuevo universo, el de los datos y la publicidad programática. Lo que se busca es que el anuncio llegue a su target y no a otro. El usuario debe ver esa publicidad como contenido de calidad y que le aporte valor.

 

Otro de los grandes avances gracias a la televisión por internet, es el hecho de que cualquiera puede crear contenido, no se necesita de una gran producción para que el contenido tenga éxito, solo tiene que estar bien dirigido.

 

En definitiva hoy por hoy podemos estar en una playa desierta y estar viendo nuestra serie favorita, algo inimaginable hace 60 años. Este gran cambio se ha dado en los últimos 4, damos como pistoletazo de salida el salto del australiano Felix Baumgartner desde la estratosfera, ya que fue el primer evento seguido masivamente por internet.

 

Que nos deparará el futuro, nadie lo sabe, de lo que si estamos seguros es que el contenido en streaming seguirá siendo el protagonista.