Retransmitir en streaming es algo que hoy día casi todos conocemos y que muchos ya ponen en práctica. Se trata, simplemente, de grabar y emitir contenido a través de una plataforma virtual, servicio que muchas empresas ya están utilizando, sin embargo… ¿cuáles son las ventajas del streaming a nivel empresarial?

Difusión total del contenido

Este método de emisión y distribución de contenido te va a permitir llegar a prácticamente todo el mundo, desde posibles clientes hasta los miembros de tu propia plantilla de trabajadores.

Redes sociales

La conexión es simple. La retransmisión via streaming permite difundir tu creación a través de las redes sociales, y estas, a día de hoy, son el corazón de Internet, el lugar donde una inmensa parte de los navegantes pasa varias horas disfrutando y compartiendo contenido audiovisual propio y ajeno.

Crear contenido capaz de integrarse y compartirse en estas redes sociales servirá para obtener una gran difusión a nivel incluso mundial, lo que se traduce en visitas que consumen tu contenido y que posiblemente se conviertan en clientes.

Multidispositivos

La creación de dispositivos móviles con acceso a Internet hace que esta difusión se multiplique pues el contenido de tus emisiones se podrá disfrutar en sobremesa, portátil, smartphone y tablet. No estar en casa ya no es una limitación; cualquier persona con uno de estos dispositivos con conexión a Internet podrá acceder a contenido empresarial retransmitido vía streaming.

Privacidad

Otro aspecto interesante de la lectura en tránsito es la posibilidad de poder elegir quién consume tu contenido. El streaming privado es una muy buena herramienta para comunicarse fácil y rápidamente con la propia plantilla de trabajadores o con otras empresas, clientes o posibles socios.

Fluidez de trabajo

Si existe una característica adecuada para definir el streaming es la comodidad. Grabas, emites y a su vez, sin hacer nada, y gracias a la metodología de trabajo del streaming, obtienes contenido de mejor calidad para mostrar en diferido.

Por otro lado, como ya hemos indicado, puedes comunicarte con tus propios trabajadores, así como con otras empresas. Las reuniones de trabajo o las presentaciones de productos, servicios e investigaciones pueden realizarse en una sala de reuniones, pero también podrás comunicarte con el resto si te encuentras en casa o en cualquier otro lugar.

La difusión en flujo permite, por tanto, ultimar detalles, comunicar cambios de última hora y aportar nuevas ideas o información sin la necesidad de reunir físicamente a toda una plantilla de trabajadores. Además, el hecho de poder disfrutar del material en diferido servirá para estar al tanto si algún trabajador se ha perdido algo importante, o incluso para mostrar a posibles socios cómo se trabaja en tu empresa.

Por último, y en relación con el apartado anterior, este tipo de emisión te va a permitir interactuar con tu público, de manera que puedes dar más información sobre aquello que promocionas, resolver dudas y dirigirte a tus espectadores de manera personalizada, ofreciéndoles, de esta manera, un trato único, hecho que puede hacer que un espectador decida convertirse en tu cliente.

Coste de la retransmisión

Lo ideal y común es pagar por retransmitir eventos, asegurándonos de contar con una conexión estable, contratando un proveedor profesional, etc. si bien, debes saber que el coste del streaming es fácilmente recuperable. Puedes optar por mostrar publicidad (anuncios preliminares o banners) en tus vídeos o simplemente contratar la opción de pago por visión para recuperar tu inversión.